Las Finanzas Sostenibles: el importante marco regulatorio y un futuro imparable.

Green-economy-pqyx8iv0u0yj7sjgxiqx9100yrdboaqdwewpkyr820

En los últimos años se habla cada vez más de las finanzas sostenibles y conceptos como ISR, ESG, bonos verdes, etc., forman ya parte del día a día en muchas conversaciones y decisiones sobre inversión.

En este artículo te contamos qué son las finanzas sostenibles y el importante contexto regulatorio en torno a ellas, además de la entrada en vigor de un relevante hito regulador que tendrá lugar en agosto de este año.

Finanzas Sostenibles: ¿Qué son?

Las finanzas sostenibles son aquellas que tienen por objeto la incorporación de elementos ambientales, sociales y de buen gobierno en la gestión empresarial. 

La Inversión Socialmente Responsable (ISR) es un estilo de inversión que tiene en cuenta dichos criterios medioambientales, sociales y de buen gobierno (criterios conocidos como ASG o ESG en sus siglas en inglés).

Como otros sectores, el financiero también está sufriendo un cambio cultural impulsado, entre otros motivos, por la necesidad de satisfacer las demandas de un cliente cada vez más informado y concienciado. 

Ya en 2017, según una encuesta publicada por Morgan Stanley, el 86% de los jóvenes mostraban estar  interesados en las inversiones sostenibles como una forma de obtener retornos a la vez de impactar, de forma positiva, en la sociedad y el medio ambiente. 

Asimismo, en 2020, un estudio realizado por la misma compañía, señalaba que el 80% de los titulares de activos incorporaban ya en esa fecha los factores ESG a su proceso de inversión. 

Contexto Regulatorio

Ante este entorno en evolución, en marzo de 2018 la Comisión Europea (CE) publicó su Plan de Acción para la financiación de un desarrollo sostenible, como impulso para conectar las finanzas con las necesidades específicas de la Unión Europea en materia de beneficio sostenible del planeta.

Este plan contenía relevantes acciones a realizar en los siguientes años, entre otras: establecer un lenguaje común para las finanzas sostenibles, crear etiquetas de la UE para que los inversores identifiquen los productos financieros verdes e implantar la obligación para las empresas de seguros y de inversión de que asesoren sobre la base de las preferencias de sus clientes en materia de sostenibilidad.

Básicamente el plan está enfocado en reorientar los flujos de capital hacia las inversiones responsables motivando el aumento de la oferta.

Con esta iniciativa se fijaba una agenda clara en el asunto de las finanzas sostenibles que seguiría con otras publicaciones importantes en esta materia: la presentación en mayo de 2018 por la Comunidad Europea de un paquete de medidas legislativas o la publicación por la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA por su acrónimo en inglés) en diciembre de ese mismo año de varios documentos de consulta.

En marzo de 2021 llega el primer gran hito relevante procedente del Plan de Acción y es la publicación del Reglamento Europeo sobre divulgación de información relativa a la sostenibilidad (2019/2088), que marcó el año pasado la primera de otras muchas obligaciones que han venido y vendrán en este campo.

Como grandes novedades, en este reglamento, se establecía:

  • El deber de que los sujetos obligados especifiquen en sus políticas de inversión los objetivos de inversión sostenible y la integración de los riesgos de sostenibilidad, divulgando toda esta información al público.
  • Establecimiento de unos requisitos mínimos para identificar correctamente lo que son productos financieros sostenibles. 
  • Posteriormente, en mayo de 2022, ESMA acaba de publicar su hoja de ruta de finanzas sostenibles 2022-2024, documento que recoge las acciones que llevará a cabo en los próximos tres años, estableciendo como prioritarias las siguientes: 

    1. Abordar la lucha contra el llamado “greenwashing”, evitando que el perfil de sostenibilidad divulgado públicamente de un emisor y las características del instrumento financiero no reflejen de forma adecuada los riesgos de sostenibilidad.

    2. Fortalecer las capacidades de supervisión de las autoridades nacionales competentes, asegurando que tienen un buen manejo de la legislación pertinente y comprensión de la unión entre las finanzas y la sostenibilidad.

    3. Conseguir un adecuado seguimiento, evaluación y análisis de los mercados y riesgos relacionados con los criterios ESG.

    » En agosto, las entidades preguntarán a sus clientes por sus preferencias de invertir en materia de sostenibilidad.«

    El segundo hito relevante tras la publicación del Plan de Acción de la Unión Europea llegará en agosto de 2022. Y es que en dicho mes, si no se produce ningún cambio en las próximas semanas,  entrará en vigor una notoria modificación de la normativa MIFID (Directiva sobre Mercados de Instrumentos Financieros).

    Esta modificación obligará a las entidades a preguntar a los clientes por sus preferencias en materia de sostenibilidad, incluyendo criterios de inversión sostenibles en el test de idoneidad.

    El objetivo que persigue el regulador europeo con la entrada en vigor de esta nueva normativa es aumentar el conocimiento de los clientes en los activos ESG a la vez que incrementar la demanda de los mismos. 

    Las finanzas sostenibles han llegado para quedarse y condicionarán sin duda la evolución de la industria de las finanzas en el largo plazo.

    Actualmente, a pesar de que muchos inversores transmiten el deseo de invertir con criterios sostenibles,  la mayoría no están familiarizados con estos conceptos. Se hace necesario, una vez más, contar con un buen asesor que ayude a planificar las finanzas personales teniendo en cuenta este importante aspecto de la sostenibilidad. 

    Contacta con nosotros

    Déjanos tus datos de contacto y nuestros gestores se pondrán en contacto para asesorarte.